L

a lencería es una excelente técnica de seducción empleada por muchas mujeres, se presenta como un poderoso estimulante sexual para los hombres que, según estudios, se excitan primordialmente a través del sentido de la vista. Sin embargo, comprar lencería que permita comodidad y confianza, al mismo tiempo que sea atractiva, no es una cuestión fácil.

La lencería debe cumplir un objetivo: hacer sentir y lucir espectacular  a una mujer, fuera y dentro de la alcoba. Para lograrlo es necesario tomar en cuenta un factor esencial, el cuerpo.

Cada anatomía es diferente. Mientras unas mujeres poseen pechos más grandes, en otras destaca la forma de la cadera u otras son gorditas, etc.; por consiguiente, sus necesidades serán diferentes.

Para lograr que tu lencería destaque lo mejor de tus atributos, te ayude a verte y sentirte mejor, te ofrece algunos consejos y trucos  que puedes tomar en cuenta a la hora de elegirla.

Sujetadores

Si tienes los pechos pequeños. Es recomendable que uses sujetadores con aro o varilla, ya que son los más favorecedores. Dependiendo de cuánto quieras destacar el tamaño de tus senos, puedes elegir los modelos de push up, que te ayudarán a aumentar su tamaño de manera rápida. Los sujetadores de triángulo son perfectos para ti: te aportarán la sujeción que necesitas, y conseguirás un escote elegante. Encontrarás muchos con detalles de encaje.

Si tienes el pecho grande. Admirado por ellas, deseado por ellos. El pecho grande es un mito dentro de la sensualidad femenina y si tienes la suerte de contar con él, también has de saber cómo realzarlo y cómo cuidarlo. Elige siempre un sujetador con aros y asegúrate de que encuentras la copa que se ajusta a tu talla: cambiará completamente la manera en la que te queda la ropa.

Si eres de constitución atlética. Bien sea porque practicas deporte, bien por tu genética, tienes unos hombros definidos y has desarrollado una espalda ancha. Aquí tu aliado será el escote halter, ese que dibuja dos uves (una con los tirantes, la otra -invertida- con el escote). Tendrás la sensación de afinar tu silueta y acrecarla más al reloj de arena.

Glúteos

Si quieres resaltarlos. La tanga es una buena opción; pero si lo que te gusta es la discreción los cacheteros son perfectos. También sirven para disimular las caderas.

Si tienes los gluteos plano. La lencería también está a tu servicio: elige un body o teddy que tenga la forma de la pantis brasileño, cubriendo las nalgas a la mitad. Así tendrás la sensación se haber hecho más sentadillas en tus entrenamientos.

Si tienes la cadera pronunciada. Tu prenda estrella son unas braguitas anchas en los lados, preferiblemente de encaje o sin costuras. Estarás cómoda y además acentuarán lo sexy de tu figura, conteniendo las curvas.

Piernas

La mayoría de las mujeres sueñan con tener piernas delgadas, torneadas y largas.

Si tú no eres de las privilegiadas. Es preferible que elijas unas medias de corte alto y de poca altura. Esta prenda creará el efecto de piernas mucho más largas y por ser de poca altura, al mismo tiempo disimula tus caderas.

Antes de comprar una lenceria recuerda que eres tú la que la va a llevar, por consiguiente, elige prendas que te gusten, pero sobre todo, que te hagan sentir segura y cómoda.

Pulsa Aquí para comprar lenceria

Déjanos tu comentario